sábado, 30 de marzo de 2013

El Asilo de Huérfanos de Caracas


Asilo de Huérfanos
La Pastora 

El 24 de julio de 1878 el doctor Agustín Aveledo fundó el Primer Orfelinato en Venezuela, destinado a servir de hogar a los niños desamparados que había dejado como secuela la Guerra Federal y construyó parte del edificio, el cual sería luego la sede del Colegio Madre Rafols. En la casa Nº 58 entre las esquinas de Portillo a Terrero en la Parroquia de la Pastora de Caracas. Siempre el Asilo funcionò en la Pastora, salvo una vez que estuvo en casa rentada de Altagracia a Cuartel Viejo, Parroquia Altagracia y llegó con el tiempo a tener casa propia , la actual situada entre las Esquinas de Dos Pilitas a Portillo. ( Su ubicación es: Calle Oeste 13, entre las esquinas de Las Pilitas y del Puente de la Pastora con diez y seis metros, diez y seis [sic] centímetros de fondo hacía el Norte , cuyos linderos son: Por el Norte con terrenos que fueron de los señores Camino, por el sur, con la nominada calle "Por el naciente, con casa que fue o es de las señoras Mederos, y por el poniente con casa que era del señor Antonio Leocadio Guzmán).

El núcleo original de la edificación es de planta cuadrada de aproximadamente 28 m por 28 m, con un patio central rectangular de unos 11 m por 7 m, rodeado de columnas de sección circular e intercolumnios con dinteles, corredores y habitaciones por sus cuatro lados. Pero fue ampliado hace unos veinte años, construyendo una segunda planta en forma de U, dejando el lado del frente Sur. En este segundo nivel se ubican las habitaciones de las internas.

El patio está pavimentado con granito artificial vaciado, posee jardineras, bancos de concreto y una escultura que representa a San Vicente de Paúl, en bronce, sobre pedestal colocada al centro. En medio de la fachada posee un pórtico, formado por tres arcos apoyados sobre columnas de sección cuadrada, y coronado por una escultura de Jesús con un niño a su lado. En la parte posterior del lote, alrededor de un segundo patio más grande, usado como cancha múltiple, se construyó una edificación anexa. El ala norte de esta ampliación es de tres plantas y aloja aulas y espacio de usos múltiples del colegio. Es de destacar que la fachada es muy parecida a la sede de la Cruz Roja Venezolana ya que ambas edificaciones fueron diseñadas por Agustín Aveledo. Posee una capilla anexa al este, la conocida Capilla del Colegio Madre Rafols. Esta edificación forma parte del sector urbano antiguo de La Pastora, declarado oficialmente como Centro Tradicional de Conservación según Gaceta Oficial n º 31.691 del 7 de marzo de 1979.

En el libro Historia del Hospital Municipal de Niños de Caracas, su autor Antonio García Ponce, reseña aquel hecho de la siguiente manera:

Dr. Agustín Aveledo
Cojo Ilustrado
1893 /04

Cuando ocurrió el terremoto de Cúa, en 1878, el Colegio Smith montó una fundación a beneficio de los damnificados, que resultó muy exitosa. Al recibirse el dinero en la Junta Benéfica creada al efecto, el Licenciado Agustín Aveledo propuso el 12 de mayo del 78 que se crease con lo recaudado un asilo para los huérfanos que dejó la tragedia. Pero como su idea contó con poco respaldo, Aveledo, apoyado por Eduardo Calcaño, emprendió la obra por su cuenta. De inmediato se organizó una junta promotora (…) Llovieron además las contribuciones (…)La inauguración ocurrió en medio del entusiasmo general el 24 de julio de 1878, fecha en que se celebraba no sólo el natalicio del Libertador [Simón Bolívar] sino también el día de San Vicente Paúl, el primer fundador de los orfelinatos en el mundo.


Igualmente en El Cojo Ilustrado del 15 de marzo de 1892, pág 89
reseña parte de la vida de este Asilo:

“Aveledo ha vivido y vive de la caridad pública; á saber: de las cuotas mensuales que bondadosamente dan algunas personas, de lo que se recoje [sic] en cepillos establecidos en algunos puntos de la ciudad los cuales llevan inscritos: Dios bendiga la mano que deposite una limosna para los huérfanos; y de las dádivas extraordinarias con que personas caritativas la favorecen.

Se han hecho tres Bazares á intervalos grandes, y lo que ellos produjeron, se convirtió en su totalidad en la compra de una casa para el Asilo el primero;  en su refacción el segundo y en pagar deudas el tercero.

Entran también en la caja institucional la mitad del valor de los objetos que manufacturan los huérfanos: Composición de sillas, alpargatas, cobertores, etc.,  pues la otra mitad se impone en una libreta de la Caja  de Ahorros abierta á favor del huérfano constructor.
Varias obras impresas regaladas por sus autores y otras que ha hecho imprimir  el Asilo, sirven para aumentar los fondos.

No hay número limitado de huérfanos, la casa ha admitido y admite á todos los menores de 12 años sin distinción de condición social, nacionalidad ó religión, comprobado que sea huérfano desvalido, por su partida de bautismo y por la defunción del padre y de la madre si es hijo legitimo: si es natural, basta la partida de defunción de la madre. Hay actualmente en el Asilo 61 huérfanos (agosto de 1891.)
Grupo de Huérfanos en el Asilo
15 de abril de 1893
Cojo Ilustrado 
También se recogen a los que las madres despiadadas arrojan á las puertas del Asilo.

A las 5 1/2  a.m. se toca la campaña del Asilo que anuncia la hora de levantarse de los huérfanos; y de sus dormitorios pasan a los baños é inmediatamente después á practicar ejercicios gimnásticos, y de allí a desayunarse y alabar á Dios.

Entran luego al estudio de las clases que reciben: lectura, religión, escritura, aritmética, gramática, geografía, costura, bordados de todas clases, piano y canto.
Los huérfanos mayores, sin perjuicio de sus estudios alternan en el servicio de la casa; los mismos huérfanos se fabrican el calzado que usan en el interior de la casa, cortan y hacen su ropa  y asisten á los más pequeños en todas sus necesidades.

Almuerzo á las 12.  Recreo de las 12 a la 1. P.m. Comida a las 5 p.m. Recreo después de la comida hasta  las oraciones.

A las oraciones rezan el Rosario concluyendo con un himno a San Vicente de Paúl. Recreo hasta las 8.p.m. hora á que se recojen  [sic] en sus dormitorios.
Presta gratuitamente la asistencia médica  el señor Doctor José Manuel de Los Ríos, y en casos graves, aunque han sido muy pocos, ha habido una junta médica formada con los mejores médicos de Caracas que no han querido recibir honorario alguno.

Interior del Asilo de Huérfanos (Caracas)
Cojo Ilustrado 15 de abril 1893

El Asilo está bajo la dirección de dos juntas: Una de señoras y otras de caballeros.
La de Señoras la componen: Concepción M. de Smith, Rosalvina de Calcaño; secretaria, Gertrudis Mendoza é Isabel Urbaneja de Aveledo tesorera; y forman la otra:  los señores: Agustín Aveledo, Eduardo Calcaño y Olegario Meneses  ( …)

El gasto mensual por cabeza es de $11.

Cuando los varones cumplen de catorce á quince años  se entregan a artesanos honrados que les enseñan un oficio. Esto se ha hecho y se seguirá haciendo hasta que el Asilo tenga local para montar una maestranza.
Las niñas huérfanas  se entregan a los 17 á 18 años á familia honradas. Se han casado ya ocho.  

En una palabra es el Asilo de Huérfanos Institución admirable y timbre de alto honor para su fundador y Director. Dr. Agustín Aveledo.  
 
   



2 comentarios:

  1. Me encanto la información, muy enriquecedora me permite aclarar dudas, y ampliar mi campo de acción, estoy investigando sobre la atención a la primera infancia sus orígenes

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar