viernes, 15 de abril de 2011

Excursión al Bosque de Catuche

"... Siguiendo nuestra excursión, vedeamos el río Catuche saltando de peña en peña, y nos encontramos en pleno bosque. El contraste era violento: una semi-oscuridad sucedía a los vivos resplendores de la llanura; humedad fría y penetrante, a los ardores del sol. Por doquier habían grandes árboles de ramas poderosamente cargadas de orquídeas con largas hojas en forma de sable con flores estupendamente variadas; luego cables floridos formados de lianas.. Nos acostumbramos al espectáculo de la naturaleza. Nos es revelado poco a poco, mientras pasamos las vagas impresiones de la infancia a las sensaciones más vivas, pero ya familiares, que nos hace experimentar la edad viril. Si nuestra iniciación al mundo exterior , con pleno entendimiento, fuera subitánea; si pudieramos ser transportados de repente a esta tierra, contemplándola por primera vez.... Volvimos a ver por fin el río Catuche, pero el hermoso pequeño río tan apacible en la llanura, formaba aquí un torrente impetuoso, corriendo con fragor entre grandes Piedras, sacudiendo las ramas y las hierbas que obstruían sus orillas....

Al cabo de una hora de camino y después de cruzar varias veces el río Catuche, llegamos a una especie de claro donde hicimos alto para almorzar. Este claro llamado aquí Los Mecedores, esta rodeado de árboles seculares que proyectan su sombra sobre la hierba verde; los árboles están enlazados unos con otros por gigantescas lianas, algunas de las cuales forman columpios naturales, lo cual le valió a la localidad la denominación que le fue dada...."

Recuerdos de Vzla.
Jenny de Tallenay. 1878.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada