sábado, 31 de marzo de 2018

El Sábado Santo y la Virgen de la Soledad, primera protectora de Caracas

Nuestro apreciado amigo José Gabriel Escala Mèndez ha compartido esta memorable reseña de su autoría:  

"El Sábado Santo es un día de luto, pues se trata de un día de silencio, no hay celebración eucarística. Pero en la Iglesia Católica también se conmemora la Soledad de María, hecho que se da, después de que la Virgen a escoltado el cadáver del Cristo al sepulcro, quedando en compañía del Apóstol Juan, una imagen terrible de imaginar para cualquier persona.

Son muy pocos los caraqueños que conocen que la Virgen de la Soledad es la primera Patrona de Caracas. Su imagen se conserva en la Iglesia de San Francisco.

La Virgen esta ubicada en uno de los altares laterales, donde ayer pude ver esa bellísima imagen de madera, magistralmente tallada y de la que brotan de sus ojos, lágrimas de cristal en la más sufrida de las expresiones de una “Mater Dolorosa” en el momento en que como madre, recibe en sus brazos al hijo muerto que desciende de la cruz; al verla no puedo negar, que se contagia un verdadero sentimiento de recogimiento, orfandad y desamparo; pero especialmente sentí poseer un vínculo verdadero con esta ciudad de Caracas tan sufrida.

Por lo que decidí documentarme más sobre esta emblemática imagen que forma parte del mismísimo “Ser de la ciudad” y de ese patrimonio cultural riquísimo que custodia la Iglesia de San Francisco en Caracas con su enorme colección de arte colonial.

Ahora me permito contarles su historia, para que este vínculo de “ser caraqueños” se haga más fuerte entre nosotros especialmente, ante la adversidad a la que estamos sometidos y contra la que deberemos luchar juntos, unidos tanto en la fuerza, como en la fe y la esperanza de que son posibles tiempos mejores, historia, que solo nosotros podremos construir a través de muchos sacrificios y carencias, haciéndonos “Uno” ante la adversidad, "Uno" como Ciudad y "Uno" como Pueblo.

La imagen de la Soledad, se venera en la Iglesia de San Francisco en esta otrora sucursal del cielo y fue nombrada Reina y Patrona de Caracas, la imagen fue donada por el Doctor Don Juan del Corro y su esposa, la Señora Doña Felipa de Ponte en el siglo XVII.

Ellos encargaron la imagen a un Capitán de Registro, que partía para España, la imagen debería ser una copia exacta de la imagen de Nuestra Señora de la Soledad venerada en el Convento de la Victoria de la Corte de Madrid.

Así se hizo y la imagen se embaló cuidadosamente para traerla a Venezuela. Pero a unos días de la llegada al Puerto de la Guaira, una terrible tormenta en alta mar, obligó a echar por la borda la caja que contenía la imagen y demás enseres para poder salvar al barco de la furia del mar. Luego de varios días la imagen de la Virgen llegó flotando prodigiosamente sobre las olas hasta tocar tierra en las playas de Naiguatá; los pescadores de la zona asombrados al verla, la recogieron y la llevaron a la hacienda de Don Juan del Corro, al que los criados le comunicaron el insólito hecho.

Ese mismo día 15 de agosto, partió Don Juan del Corro al Puerto de la Guaira para recibir al Capitán del barco que supuestamente traía la imagen, invitándolo a su hacienda y sin contarle el milagroso hallazgo, lo llevó donde estaba la imagen encontrada en el mar, el Capitán perplejo, al verla le comentó lo parecida que era a la que él había echado por la borda con el resto del cargamento, pero luego de detallar todas las características de la imagen, confirmó que era la misma, habiendo llegado de forma providencial ese 15 de agosto, a las costas de Venezuela.

El 17 de marzo de 1654, mediante escritura, los herederos de Doña Felipa de Ponte, entregaron la imagen al Convento, bajo condiciones que constan en el Becerro de este Convento de Caracas, folio 67 que como dato curioso, entre las condiciones decía que la imagen debía estar cubierta por tres velos, no podía ser descubierta sino "con cuatro velas encendidas y en presencia de la mayor parte de la comunidad", y sólo el prelado podía tocarla para colocarle las joyas y los adornos, en presencia siempre de "cuatro religiosos con cirios encendidos" .

Tiene esta imagen la particularidad, de que al pararse frente a ella, parece que la Virgen María nos viera, se coloque uno donde se coloque, siempre sentimos sus tristes ojos de “Mater Dolorosa” posados sobre nosotros; esos caraqueños a los que invito tener una tregua de nuestra terrible cotidianidad y dedicar un momento de sincera reflexión, especialmente sobre los deberes que como “caraqueños” se nos vienen, donde deberemos tomar las riendas nuevamente de nuestra emancipación en busca de la libertad que se nos ha arrebatado y como consagra el más venerado de nuestros himnos:
.
“...Y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio"

martes, 27 de marzo de 2018

Te conviertes en sardina... Semana Santa en Litoral Elite 1950



Leoncio Martínez (Leo)




"EL POBRE LEO PARA LA SEMANA SANTA DE 1926"
Esta reseña auto-caricatura la hizo Leo a la acuarela el año pasado como comentario a su matrimonio. Nuestro querido y admirado colega Leoncio Martínez (Leo), cuyo humorismo es sano y vigoroso, se ríe buenamente hasta de sí mismo, diciendo el humorismo entra por casa. Leo es competentísimo periodista: original y proteico. Escribe comedias, hace versos serios, dibuja, pinta, donoso cronista, revistero de toros y caballos, polígloto, etc...etc... A pesar de su juventud, cercana a la madurez, es un veterano. El triunfo de Fantoches es nacional; a todos gusta, aunque muchos lo disimulan....
Elite 1926

Cristo de Burgos

Según el Libro "Reminiscencias" de José García de La Concha publicado en 1962,  "Los santos más venerados para estos días eran: El Domingo de Ramos, el Jesús del Huerto, de la Capilla de la Trinidad; el lunes, el Jesús en la Columna, de La Candelaria. Para el martes, La Humildad y la Paciencia, de Catedral; el miércoles, los Nazarenos de Santa Rosalía y el de San Pablo; el Jueves el Cristo de Burgos, en la Altagracia, y para el viernes, la gran solemnidad de la Dolorosa y el Santo Sepulcro de San Francisco.

Siguiendo siempre las viejas costumbres, los caraqueños se reservaban sus mejores trajes para lucirlos en Semana Santa, y no solo eso, sino que sastres y modistas estaban atareados por aquellos días.

Los jueves y viernes Santos no circulaban los tranvías ni los coches de alquiler, y desde el jueves al mediodía cerraban los negocios hasta el sábado después del Aleluya.
Sin embrago, ya no se usaba en las damas la “saya” de nuestras abuelas, que consistía en un fastuoso vestido negro de seda y terciopelado y blondas y lentejuelas, pero si vestían  con lujo, y los hombres todavía lucían sus levitas y pumpás, naturalmente, los mayores, porque los jóvenes solíamos estrenar un buen terno."

Cristo de Burgos
Revista Elite 1951

sábado, 24 de marzo de 2018

Costumbres de Semana Santa 1950

Elite abril 1950

"Entre la celebración de la Semana Santa colonial y la de nuestros días existen diferencias y semejanzas; Las primeras impuestas por el cambio de régimen: leyes menos favorables a la iglesia y aun hostiles y, justamente, el descenso de la piedad pública, como consecuencia del "libre examen" derivado del romanticismo. Las semejantes pueden observarse tanto en el aspecto religioso como en las actividades ya profanas que se ligan a la superstición o falsa piedad.

Se comprende que, durante los siglos de consolidación que siguen al Descubrimiento y Conquista, el pueblo católico se diera a la frecuentación de templos y a las prácticas devotas: Culto, recepción de sacramentos, la cátedra sagrada, procesiones, etc... etc... Y que la llegada de la Cuaresma avivase su ingenua fe. Por lo que toca a nuestra capital desde el "Viernes de las Llagas", hasta el Domingo de Resurrección, era tiempo agitado en que las damas, vestidas de negro y seguidas de esclavas, asistían a los oficios divinos: había colgaduras en las ventanas, y se sucedían procesiones mientras, al fondo, las autoridades militares y civiles, seguidas de un piquete de soldados presidían el acto.

Venida la Semana Mayor, menudeaban las confesiones generales, como se acostumbra todavía, según las regiones; observándose con mayor rigor que ahora las prescripciones relativas al ayuno y abstinencia; desconocíanse las evasiones a la playa, las pescas y el divertimiento con que una parte de la población actual, menos piadosa, trata de llenar el paréntesis de los días sacros, y tal vez combatir la fatiga engendrada por el ajetreo de la vida moderna. 

Intentaremos ofrecer una síntesis de lo que nos queda en cuanto a tradiciones y costumbres de Semana santa; prescindiendo naturalmente, de las ceremonias eclesiásticas, cuya consideración es materia litúrgica, y no folklore, aunque las tinieblas, el mandatos, los monumentos, el sermón de las siete palabras, la Procesión del Santo Sepulcro y otros actos que en todo el orbe católico cumple la iglesia, no han perdido nunca el aura popular.  

Durante el Domingo de Ramos, los fieles van a las iglesias por ramos y palmas benditas, o bien las llevan consigo, lo que no es difícil, por venderlos a las puertas de las mismas, junto con la manzanilla, la pezgua,[sic] la sávila,[sic] la ruda y otras yerbas medicinales o de buena suerte, los yerbateros o rameros, durante estos días. Después de benditas, las colocan sobre las ventanas, tras las puertas, en la cabecera del lecho, etc.; así como las cruces que se elaboran con tiras de palma, a fin de ahuyentar al diablo, de quemarlas durante las tempestades como preventivo contra las exhalaciones."


Lunes Santo se realizaba en la Plaza Bolívar la Comunión Pascual para aquellas jóvenes que
no habían recibido el sacramento.
1950 

sábado, 27 de enero de 2018

Maryse Bastié en Caracas







Elite reseñó el evento de la siguiente manera: 


"La charla sostenida con Maryse Bastié en pleno Caracas dejó en mi un singular encanto: mezcla de presencia y lejanía, de evocación y proximidad. Me olvidé de todos los otros personajes que asistían a nuestro encuentro y tuve la impresión neta de un "Teté-a-teté" en los Campos Elíseos, una tarde cualquiera de un diciembre cualquiera...

Maryse Bastié es laconica y precisa en su hablar. Se comprende de inmediato, que su femenina locuacidad ha sido limada por los largos silencios oceánicos de sus vuelos interminables. Sola Maryse en su cabina, envuelta en ese mutismo algodonoso de las nubes, en ese impasible regazo de las alturas, ha olvidado la costumbre del diálogo.



Maryse Bastié, la intrépida aviadora, de las numerosas proezas, sonríe bajo el cielo caraqueño, meta final de su raid sobre tierras de América.

MARYSE BASTIE, fotografiada en la terraza del "Majestic", en compañía de su fiel mecánico Lendroit (a su izquierda) del honrable Encargado de Negocios de Francia en Venezuela y del Agregado Comercial de Francia, señor Regnier.

EL "SIMOUN", de Maryse Bastié, se posa en el aeródromo de Maiquetía, etapa final de su largo periplo suramericano.

Fuente: Elite 1946
Wikipedia





Nacida en Limoges, Haute-Vienne; Marie-Louise Bombec, proveniente de una familia de clase obrera queda huérfana de padre a los once años. Tras una adolescencia complicada y falta de dinero, inició como empleada en una fábrica de zapatos como grapadora de cuero.2​


Después de un divorcio, contrajo matrimonio con el piloto de la I Guerra Mundial Louis Bastié , de Fiac, un pequeño pueblo cerca de Toulouse; que acaba rápidamente, pues este muere en un accidente de avión en 1926. Sin embargo, la curiosidad por el vuelo de Maryse Bastié y la fascinación por el nuevo fenómeno de vuelo con motor la llevó a convertirse en piloto y a poseer su propio aeroplano. 3​


Tras obtener su licencia para volar, Bastié viuda y madre de un hijo, comienza a hacer acrobacias aéreas para ganar dinero y así mantenerse volando. En 1927, finalmente compra su propio avión, un Caudron C. 109.


En la década de 1930, Maryse Bastié estableció varios récords internacionales de aviación femenil incluyendo la duración del vuelo, distancia, y un tiempo récord por su vuelo en solitario a través de la Atlántico Sur. Sus actuaciones le valieron el Trofeo Harmon en 1931. En 1935 fundó su propia escuela de vuelo en Orly Aeropuerto.4​


Maryse Bastié sirvió en la Fuerza Aérea francesa, llegando al rango de Capitán al registrar más de 3000 horas de tiempo de vuelo. El gobierno de Francia la nombró Comandante de la Legión de Honor. En 1937, publicó su historia bajo el título Ailes ouvertes: carnet d'une aviatrice .5​


El 6 de julio de 1952, después de una conferencia en Lyon, Maryse Bastié murió cuando su avión se estrelló durante el despegue. Está enterrada en París en el Cimetière du Montparnasse. Arthur Sanfourche, padre de Jean-Joseph Sanfourche, era su mecánico.

Inauguración del Museo de Bellas Artes


Iniciamos tardiamente el 2018 en nuestro blog, pero nada mejor para recordar que el 20 de febrero de 1938 fue inaugurada la sede del Museo de Bellas Artes , el cual fue  creado en 1917 mediante decreto del entonces el presidente de la república encargado, Victorino Márquez Bustillos. Su ubicación inicial estuvo en un espacio de la sede de la Academia Nacional de Bellas Artes (actual Escuela de Música José Ángel Lamas). El 20 de febrero de 1938, el presidente Eleazar López Contreras, inauguró su sede propia, un edificio de estilo neoclásico diseñado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, situado en el Parque Los Caobos. El mismo fue sometido a una ampliación en 1953, que implicó el crecimiento de la planta hacia la parte trasera. Allí funcionó hasta el año 1976, cuando se crea la Galería de Arte Nacional, razón por la cual el museo trasladado a una nueva edificación de arquitectura brutalista ubicada en la parte posterior del complejo neoclásico, obra también de Villanueva.


La Revista Elite lo reseñó de la siguiente manera: 


"Un verdadero nacimiento artístico ha sido la inauguración del Museo de Bellas Artes, efectuada el domingo próximo pasado. El armonioso y moderno edificio emplazado en el Parque de "Los Caobos" encierra en su interior verdaderos tesoros de arte nacional y está llamado a desempeñar un papel de primer orden en la vida cultural de Venezuela. Tanto nuestros grandes pintores y escultores desaparecidos, como los más destacados artistas contemporáneos de la paleta y el cincel, están brillantemente representados en el Museo de Bellas Artes. Esperamos que la apertura del Museo de Bellas Artes de Caracas contribuya a estimular el interés del público para con las obras de nuestros pintores y escultores nacionales, hasta hoy relegados a la indiferencia o el olvido. Igualmente esperamos que se inicie un verdadero florecimiento de las artes plásticas nacionales, gracias a la misión divulgativa y educadora que el Museo de Bellas Artes está llamado a desempeñar en nuestro adorado ambiente artístico. El acto de la inauguración vióse [sic] prestigiado con la asistencia del señor Presidente de la República, los Ministros del Despacho, el Gobernador del Distrito Federal y una nutrida representación oficial, intelectual, social y popular."







Fuente: Revista Elite, febrero de 1938
Wikipedia

miércoles, 11 de octubre de 2017

Sabana Grande Via Veneto


"Desde el 6 de octubre, por decisión de la Gobernación del Distrito Federal, la Prefectura del Departamento Libertador y la Dirección Nacional de Tránsito, el kilómetro y medio que mide Sabana Grande ha quedado convertido en la noche de los viernes y sábado, en un inmenso paseo que no tiene nada que envidiar- según el Gobernador Valera- a Vía Veneto de Roma. El cierre del tránsito constituye una indudable victoria para los peatones y una derrota para los conductores. Los peatones, cuando sonaran las 9,30 de la noche del viernes, no sabían, al principio qué hacer con tanta calle por delante,  pero las calles paralelas de la Avenida Abraham Lincoln (que es como se llama de verdad Sabana Grande) se volvieron una galleta de carros y los cornetazos no dejaron de sonar hasta horas de la madrugada, con el consiguiente disgusto de los vecinos de esas calles. Claro que el remedio lo tienen la mano: salir a pasear por Sabana Grande.


Al dar las nueve y media del viernes, la verdad es que Sabana Grande se caracterizaba por ser un gran paseo lleno de policías a pie y de a caballo que se movilizaron para hacer cumplir las órdenes del Gobernador, pero en cuanto el público- sobre todo los niños- se dieron cuenta que la calzada era también para ellos, cuando hasta entonces habían sido solo dueños de las aceras, se fueron echando a la calle poco a poco y se formó un sabroso paseo por el medio de la carretera, sólo interrumpido por las rayas blancas que cruzan la avenida de lado a lado. Grupos de pavitas con pantalones, novios del brazo, familias enteras pasearon por el nuevo Boulevard cuyas tiendas se veían engalanadas y llenas de luces multicolores como en los mejores días de Navidad"



Imagen tomada del Blog del Museo del Transporte 

Fuente:
Revista Momento 1967  

sábado, 7 de octubre de 2017

Los días que Estamos Viviendo y los Otros Días...

Guillermo José Schael


"Caracas, mayo de 1963- Siempre hay temas de que escribir en una mesa de redacción. Sabemos que por estos tiempos apasionan los de política. La mayor parte de la gente desea leer notas incisivas contra personas o instituciones. Algunas veces la crítica sirve para corregir errores o fallas de la administración pública, pero por lo general no es así. Miles de cuartillas se han escrito, por ejemplo, contra la violencia y otras tantas pidiendo observar la Ley. Todo ha sido y es inútil. Sigue la violencia, el desacato a la ley por ambas partes, la destrucción de los árboles, aumenta el número de niños abandonados, prolifera el desempleo. Vivimos casi bajo el signo de la desesperanza. Son cada día menos los que tienen fe en el porvenir. No pocos periódicos transmiten angustias y despiertan ansiedad, lo mismo que la radio y otros vehículos de difusión. Y para colmo, los grandes del mundo cuando hablan desde Washington o Moscú es para desafiarse. No pueden siquiera llegar a un acuerdo sobre el desarme. El Papa agoniza en Roma. Tiene razón el Dr. Ruíz Rodríguez. Rara vez se puede leer una buena noticia. La mayor parte son malas: muertes, asaltos, epidemias, inundaciones, hambre. Diríase que la humanidad está en crisis. Tal vez enfrentándose a la más grave crisis de su historia.
Muchos de los lectores de El Universal son suscriptores desde hace cuarenta años, pensamos que a no pocos les agradará como a nosotros evocar el tiempo viejo. A veces es la alternativa para eludir el encuentro con tantos hechos desagradables. A veces pasamos hasta dos horas en el Archivo. Allí están las crónicas amables de Rafael Sylva-Lino Sutil- en las cuales nos habla de un paseo en tranvía por El Paraíso, o escribe sobre una noche de gala en el Teatro Nacional con motivo al estreno de la opereta "El Conde de Luxemburgo".

En Caracas casi todo ha desaparecido: las tapias, los jardines y hasta el espíritu de sus antiguos habitantes. Las evocaciones de aquel tiempo no dejan de tener simpatizantes en proporción inversa a la mar de conflictos y dificultades de la época. La gente vive como de mal humor. Por un detalle insignificante como el de un automovilista que avanza en una boca-calle hemos escuchado entre conductores el cruce de ofensas de la peor calaña. Los viejos periódicos recuerdan a los generalmente corteses aurigas de "La Principal". En aquel tiempo los maestros albañiles usaban pajilla y bastón, y eran buenos padres de familia. Muchos venezolanos que lograron alcanzar destacada posición en la industria o en la vida profesional habían sido educados y formados en medio de grandes sacrificios y desvelos por esos trabajadores de la época en que todavía no había hecho su aparición el petróleo.
No es sólo la sensación de quietud que produce el repaso de los sucesos de aquella ciudad aldeana de pedro Elías Gutiérrez, sino que afluye como nota reconfortante al espíritu atribulado el romántico testimonio verificado de Víctor Racamonde, los anuncios del Ford que por primera vez hace su entrada a San Francisco de Apure en el verano del año 1920, las incontables y graciosas gacetillas de "Ecos y Notas" con las picantes anécdotas de Víctor Modesto Franklin - El Conde de Roca Negras- o de Guillermo de Austria el de la Crónica Taurina en aquellas largas y tediosas tardes caraqueñas, cuando los redactores tenían sobrado tiempo para contemplar la lluvia desde los balcones gradilleros y poner luego fin a la jornada con un suelto delicado a la "hermana agua", pertinaz y emparamadora en aquello aguaceritos blancos.

De los que no queda duda es que estos periódicos pasados por las amarillentas páginas sirven maravillosamente muy bien para entretener por momentos los ánimos conturbados frente a estas horas depresivas y un tanto azarosas de los días que estamos viviendo"




Fuente: El Universal 
Mayo 1963

jueves, 5 de octubre de 2017

Un Bosque en el Corazón del Este

Para Jorge Peña.

"En pleno corazón del Este caraqueño, había hasta hace poco una hacienda histórica. "Sans Souci", a la salida de Chacaíto, al otro lado de la quebrada del mismo nombre, por donde Humboldt tomó el camino que lo llevó a la cresta del Avila. La histórica mansión había desaparecido, vencida por el progreso, pero el parque permanece, 35.000 metros cuadrados de árboles umbrosos, el único islote verde importante entre el parque Los Caobos y el Parque del Este. Allí se está levantando, está concluido ya parcialmente, uno de los más hermosos y amplios conjuntos residenciales de la ciudad de Caracas.


Ese enorme bosque privado es un privilegio único que tendrán los habitantes de Sans Souci, sin que por otra parte les produzca gasto alguno por concepto de riesgo, ya que el conjunto posee agua propia para ese fin. 

La extraordinaria ubicación de Bosques Sans Souci en el centro mismo de Chacaíto permitirá a sus pobladores el acceso directo a todos los servicios necesarios para la comodidad de cada cual. Disfrutarán del acceso peatonal a la mejor zona comercial del país, por su cercanía a Sabana Grande, donde están los mejores cines, tiendas, restoranes, además de iglesias, escuelas, etc. Y todo esto a partir de una maravillosa zona verde de uso privado que los protegerá de la congestión ciudadana. 
En  Bosques Sans Souci hay cuatro tipo de apartamentos requerido para los caraqueños, cada uno de ellos a un precio y unas condiciones de financiamiento que los pone al alcance de los rectores de ingresos medios, aunque los apartamentos son por sus propias características y por la inigualable ventaja del parque que los rodea, superiores a todos los demás que se ofrece por el mismo precio.
Típicamente, el apartamento de dos dormitorios tiene un precio de venta de Bs. 69.500,00 con una cuota inicial de Bs. 14.000 (o Bs. 9.800 y un plan acorde a sus posibilidades), sin ninguna de las elevadas cuotas anuales que suelen exigir otros proyectos de propiedad horizontal, y con el saldo en 20 años en cuotas mensuales de aproximadamente apenas Bs.554, 00. Los apartamentos de cuatro dormitorios cuestan Bs.100.000, 00; los de tres dormitorios bolívares 85.000; los de uno Bs. 50.000. En cada caso con facilidades de pago comparables.

 Los propietarios de estos apartamentos tendrán un lujo poco usual en la Ciudad de Caracas: vivir en el corazón de una zona comercial y llena de servicios, con todas las comodidades que esto supone; y al mismo tiempo sentirse en pleno campo, cuando se asoman a sus ventanas y observen el bosque que los rodea, o paseen con sus hijos en medio de los altos árboles que con su sombra proyectan la imagen de una Caracas que fue.




Fuente: Revista Momento
1968

martes, 26 de septiembre de 2017

Caracas en 450

Caracas en Retrospectiva agradece a Mirelis Morales por la iniciativa de @CcsEn450 y por habernos permitido colaborar y contribuir con un pequeñito granito de arena, hoy concretado heroicamente en el Libro Homenaje a Caracas en sus 450 aniversarios. Felicitaciones por ese inmenso logro a todo el equipo y a Banesco Banco Universal Podrán descargarlo y disfrutarlo en el siguiente link http://banesco.blob.core.windows.net/…/u…/Caracas-en-450.pdf

Asimismo agradecemos la deferencia de dedicar una página a nuestro trabajo ( Pág 305) así como a Derbys Alexis Lopez Suarez con Fundhea (Pág 313) ; a Victor Zambrano (pág 300) con el Banco fotográfico de La Pastora y tantos grupos amigos amantes de la ciudad. ¡Enhorabuena!


sábado, 4 de marzo de 2017

Piropo Caraqueño

Como antesala a la celebración del 450 aniversario de nuestra siempre "Santiago de León de Caracas", iré evocando pasajes y crónicas del pasado,  me disculpo si alguna se repite,  confieso que cada vez que releo alguna de ella, anhelo, sufro, me emociono  y reflexiono como si fuera la 1era vez.
#Caracasen450

La Bolsa a San Francisco años 30


“La Esquina de San Francisco es el punto de reunión de los diversos agentes, propietarios de fincas, de negocios, de empresas, de comercios, una especie de Cámara de Comercio o de Bolsa de Valores al aire libre. Allí se discute y se lleva a cabo cualquier clase de transacción financiera o comercial: desde la venta de una sortija por quinientos bolívares, hasta la compra de un aeropuerto, un edificio de varios pisos o cinco mil vacas lecheras. Frente a esta esquina refrescada y embellecida por la sombra de un inmenso árbol milenario, está el Capitolio con sus románticos jardines y en su lado sur se levanta la iglesia de San Francisco.

Cualquier mujer <> que camine por estos lugares sin recibir siquiera media docena de piropos, puede tener la certeza de que, si es soltera, se quedará para <>, la ocupación apropiada y confirmada para las solteras locales. Si fuera casada, debe empezar a buscar una nueva fórmula para sujetar el amor de su esposo. Los piropos son el termómetro de la belleza, el encanto y la juventud de una mujer venezolana.

Un día de semana en la Caracas de los 30

La práctica y conocimiento de los galanes de San Francisco  es tal que pueden prescindir al instante el rasgo bello, el detalle resaltante, la cualidad escondida. A una feúcha con bellos brazos le dirá en alta voz: <>.
Un bromista le dirá a una joven con un traje negro con rayas blancas a lo largo: -Tan linda y la metieron presa. ¡Dáme [sic] el número de tu celda y esta noche te llevo flores!

A una morena de lindo cuerpo, le dirán una palabra  de moda:<< No hay duda … eres ¡un blitzkrieg!>>.

Cuando cruce la calle de la Universidad oirá decir: -Por aquí viene un explosivo con el arma secreta de la guerra europea.

En el barrio del mercado le dirán:

-¡Qué mujer, Santo cielo! Es pura pimienta, pimienta pura…
Aquellos que tienen menos imaginación, compararán las mujeres a las flores: <> .. <>.. <>…<>.

Mercado de San Jacinto años 30

Los ciudadanos de países prácticos, como los Estados Unidos, por ejemplo, se preguntarán que finalidad tiene esta prodigalidad de juegos de palabras, símiles y palabrería.. ¿Finalidad? Ninguna. El hombre que piropea a una mujer no tiene ninguna intención bien definida, ninguna finalidad que pudiera llamarse concreta, ninguna angustia de llegar a alguna parte, ninguna esperanza de alcanzar un lugar preciso…No está esperando que la que recibió el piropo callejero lo reconozca, le hable le sonría. Todo esto es posible, pero no probable. No espera nada. Es totalmente desinteresado. Sencillamente tiene una necesidad ancestral de expresar sus pensamientos en alta voz. Es como un rito, lejano; como una forma de exorcizar el  .”

¿Qué piropo llevarían estas hermosas turistas?

¿Y. estas hermosas jovencitas? 

Fuente: “Bajo esos techos rojos” de Olga Briceño de Alfaro
Pág. 143 y 144- Este Libro fue editado por primera vez en inglés en Estados Unidos durante los años cuarenta. Olga Briceño nos invita a un amable recorrido por la Caracas anterior a 1935. 
 Muchas gracias a Jorge Peña por este hermoso regalo.  

Imágenes tomadas del grupo facebook Caracas en Retrospectiva gracias a la colaboración de Carlos Lachica
https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.10153409484818544&type=1

martes, 17 de enero de 2017

Protestamos ante la insólita acción hamponil del Palacio de las Academias

Caracas en Retrospectiva: Caracas en Retrospectiva: Protestamos ante la insólita acción hamponil del Palacio de las Academias

“Indignados, rechazamos y protestamos el reciente y masivo desvalijamiento de los equipos electrónicos que se encontraban en el Palacio de las Academias, referente incuestionable del conocimiento científico y de la memoria histórica del país”, señaló la abog. María F. Sigillo,  promotora del grupo digital Caracas en Retrospectiva.

Nota de Prensa

“Quienes procuramos velar por la memoria histórica del país y de la ciudad capital, teniendo por una fuente extraordinaria la Academia Nacional de la Historia para su difusión digital, estamos consternados por un hecho delictivo injustificable al escenificarse en el centro de Caracas, tenida por zona especial de seguridad. Todas las instituciones académicas del país, las bibliotecas y centros de investigación, merecen de la celosa vigilancia y cuidado del Estado. Existe una data y una documentación irrepetibles que no deben exponerse con facilidad al hampa y todos los integrantes de Caracas en Retrospectiva, como el resto de los grupos que hacen de la investigación histórica también un motivo de sana recreación, expresamos nuestra solidaridad con los académicos ante un evento tan insólito y exigimos a las autoridades públicas prestar la debida atención a nuestro patrimonio científico e histórico”.

Finalmente acotó: “Ojalá que los daños producidos no fuesen irreparables con esta inaudita acción hamponil. Demandamos que el Estado cumpla con sus responsabilidades fundamentales, evitando la pérdida de una data y de una documentación que constituye un legado para las generaciones de venezolanos”.
“Indignados, rechazamos y protestamos el reciente y masivo desvalijamiento de los equipos electrónicos que se encontraban en el Palacio de las Academias, referente incuestionable del conocimiento científico y de la memoria histórica del país”, señaló la abog. María F. Sigillo,  promotora del grupo digital Caracas en Retrospectiva.

Nota de Prensa

“Quienes procuramos velar por la memoria histórica del país y de la ciudad capital, teniendo por una fuente extraordinaria la Academia Nacional de la Historia para su difusión digital, estamos consternados por un hecho delictivo injustificable al escenificarse en el centro de Caracas, tenida por zona especial de seguridad. Todas las instituciones académicas del país, las bibliotecas y centros de investigación, merecen de la celosa vigilancia y cuidado del Estado. Existe una data y una documentación irrepetibles que no deben exponerse con facilidad al hampa y todos los integrantes de Caracas en Retrospectiva, como el resto de los grupos que hacen de la investigación histórica también un motivo de sana recreación, expresamos nuestra solidaridad con los académicos ante un evento tan insólito y exigimos a las autoridades públicas prestar la debida atención a nuestro patrimonio científico e histórico”.

Finalmente acotó: “Ojalá que los daños producidos no fuesen irreparables con esta inaudita acción hamponil. Demandamos que el Estado cumpla con sus responsabilidades fundamentales, evitando la pérdida de una data y de una documentación que constituye un legado para las generaciones de venezolanos”.
www.lapatilla.com/site/2017/01/16/caracas-en-retrospectiva-protestamos-ante-la-insolita-accion-hamponil-del-palacio-de-las-academias/


Imágenes de twitter 



viernes, 23 de diciembre de 2016

Patines de Diciembre


¿Tú vas a las misas de aguinaldo?

-Pues claro, chica. Aunque Antonio se ponga bravo conmigo. Tú sabes como son los hombres pero lo que soy yo no me voy a  perder ni una.
-No hombre, chica, esas son tonterías. Vamos, que nosotras te pasamos buscando.
Ir a las misas de aguinaldo en Caracas no significa, necesariamente acudir a la iglesia próxima a cumplir devotamente con el precepto cristiano, entre música de alegres aguinaldos y vaharadas de incienso. No. En esa peculiar jerga usada por la juventud caraqueña, "ir a las misas de aguinaldo" entraña una nueva modalidad deportiva.
Cuál es la del patín.

La consabida frase viene a resultar prima hermana de aquella otra, suerte de invitación a una reunión- cita bailable, con pick-out y cocktail, las vecinitas de la cuadra y los discos del día; todo por cinco bolívares de contribución:

-Tengo una encerrona de a fuerte por cachete en San Juan. ¿Te animas?
San Juan o La Pastora. San José o Antímano. Lo mismo da una que otra parroquia. Caracas tiene una sola manera de expresarse. Eso que la gente seria llama "el buen humor de la ciudad". ¡Hágame usted el favor!

En las últimas horas de la madrugada- en el patio, los gallos la han anunciado por cuarta vez- el espejo del cuarto del baño se va coloreando de carmín presuroso.
-No hagas tanto ruido que vas a despertar a papá. Pero ya la abuela consentidora- siempre el gesto consentidor de la tierna abuelita- anda trasteando por la cocina, y el sabroso olor del café trasciende hasta la sala, donde las muchachas terminan de acicalarse.
Ya tienen puesto el sweater, para preservarse del frío caraqueño de diciembre. Aunque ya no hace falta. 
Caracas ya no es la ciudad de antaño y Pacheco se ha empleado de jardinero en el Avila, y cuida claveles y margaritas en Galipán con sus manos de niebla, con sus frías lágrimas de lluvia. 
Los viejos dicen que es porque han cortado los árboles de la ciudad. Porque ya no hay flores en los patios de la ciudad. Porque ya no quedan ventanas coloniales. Porque los grandes edificios ya no dejan ver las estrellas de diciembre, que se abrían como magnolias tiernas en el cielo azul de diciembre. 
Y la madrugada llena de alegres voces. Vienen desde Puerta de Caracas, desde Santa Rosalía. Del Nuevo Silencio. Desde la Vega. Desde San Bernardino, El Rosal o El Valle. De la casa de tejas que no ha demolido el progreso. Por las escaleras del moderno bloque de apartamentos. Sobre el plano asfalto. Por la acera de cemento. La juventud caraqueña- sonrientes muchachadas de liceos y escuelas, oficinistas rosadas y morenas- acude en tropel a las Avenidas. El ruido de los patines va alborotando la calle. A muchachos les llega hasta sus almohadas. Pasan las voces. Pasan los patinadores. No hace mucho que pasaron los carritos de los isleños. Los cascos de los caballos resonaban en la alta madrugada. Hay mucha bulla en las madrugadas de diciembre por las calles de Caracas. 

Las  avenidas de La Paz y Los Caobos son las preferidas por los patinadores. El tropel jubiloso las recorre de extremo a extremo. Casi vienen a resultar lo que las montañas de nieve para los esquiadores. Muchos romances se tejen bajo los árboles, sobre las cuatro rueda de los patines, en el ir y venir precipitado.


Los patines de diciembre han entrado a formar parte de la tradición caraqueña.
-¿Vamos a misa de aguinaldos?
-Vamos.
-Este año van a estar mejores que nunca. Lo que soy yo no me voy a perder ni una. 

El Farol 
1950

sábado, 3 de diciembre de 2016

Los Puentes de Caracas

Caracas ya lejos de otros tiempos
Por Lucila Palacios 
Los Puentes 

El Caudal de los ríos se ha empobrecido.. La ciudad solo conoce al Guaire que aún mantiene viva su corriente en los días veraneros... Y que luego, en la estación de las lluvias suele crecer con tal vigor, con tal ímpetu, que amenaza a las barriadas vecinas sobre las cuales descarga un fuerte volumen de agua...
El Guaire..pero también por allí cerca, han corrido Catuche y el Caroata..

Linfas claras bajo las arcadas espesas de la vegetación, rumorosas y frescas, llenas de atracción para el paseante...
¡Acaso jóvenes parejas dirigían sus pasos en busca de un lugar solitario situado en las márgenes de cada uno de estos ríos! Y los niños llegaban también hasta sus márgenes… Iban armados con anzuelos y cañas de pescar..pues abajo, en el fondo de los pozos, en los remansos de color azul, había pececillos inquietos, de cola plateada y carne apetitosa...
Los nidos se columpiaban en la arboleda sobre el agua corriente y de vez en cuando un cazador segaba la vida de los pájaros...

Entonces, el Catuche y el Caroata alargaban también sus pasos para alcanzar la ciudad..
Crecían las aguas en uno y en otro sitio o bien se estancaban para dificultar el tráfico urbano.

Y se crearon los puentes..

-¡El Guanábano!
Allí donde crecía el árbol que daba fruto de pulpa sabrosa...



- ¡La Trinidad!
Evocación de la doctrina católica con sus tres Divinas personas en un cielo resplandeciente



-¡San Ramón!
Iban ensanchado estos puentes el barrio de La Pastora...

Había otros tantos  en toda la zona capitalina.
Y en la ciudad que crece, son imprescindibles.
Aunque los ríos hayan bajado su nivel, ellos siguen siendo útiles.
Algunos han sido sustituidos por puentes de construcción moderna, mucho más fuertes, mucho más resistentes...
Otros han cambiado de nombre...
-¡Casacoima!
¡Arauca!

Cada uno de ellos va tomando el nombre de una acción heroica, de una acción gloriosa en la historia de Venezuela...

-¡El Puente Junín!
Y hubo un Puente Nuevo en 1885, sobre el Caroata.


Puente Junín 


   El más conocidos de todos es el del Guanábano por su trágica trayectoria: desde su barandaje, que domina el cauce, se han lanzado al abismo los que quieren morir.. Este puente ha dado, en su balance, un gran porcentaje de suicidios a la ciudad caraqueña.

Día tras día, sobre la angosta quebrada, sobre el hilo de agua que surte a Caracas, aparece tendida la arcada de hierro o de mampostería que va a establecer contacto entre las diferentes arterias de la urbe, cada vez más poblada..

Y aunque la capital cambie de aspecto, a medida que se ensanche, en ella han de perdurar los puentes mohosos, viejos de antigua raigambre, aunque a su lado ostenten toda su novedad las nuevas construcciones barnizadas y el encaje de metal de una baranda lanzada al vuelo sobre el barranco, en cuyo fondo murmura un hilo de agua...

Transcrito de la Revista Elite
1950

jueves, 13 de octubre de 2016

Barrios Pintorescos de Caracas (1942)




Apenas a tres cuadras del Palacio de Miraflores, en la Parroquia de Altagracia y encuadrado en este barrio se encuentra un "islote" que los vecinos se han dado en llamarte "La isla de Dios"
La señora María.


Gran prestigio en el arte culinario y en la confección de arepas tiene esta señora entre todos los vecinos. En las primeras horas de la noche comienza la molienda de maíz blanco y durante las primeras de la mañana ya se están expendiendo las arepas para todo el caserío. Una de las principales consumidoras es la señora Catalina de López, madre del ex-presidente López Contreras, la señora María, por este motivo, goza del prestigio y cuando alguien le reclama algo sobre el sabor, tamaño o color de las arepas, ella se contornea manifiestamente disgustada:-¡Cómo es posible una queja a sus arepas cuando la señora madre del Ex-presidente López nunca ha dicho nada!

El Callejón Z.
Al cruzar a la derecha en la esquina de Aurora se topa el transeúnte con un callejón sin salida que ha recibido el nombre de callejón Z por su similitud con esa letra del alfabeto nuestro. En el trayecto de este callejón se encuentran numerosas casas de "vecindad". Niños desarrapados, sucios, desnudos, se divierten a sus anchas correteando, gritando, haciendo las suyas sin que nadie hasta ahora se haya quejado por eso. Cuneado llueve el callejón se convierte en una charca que hace imposible el tránsito, la luz escasea terriblemente y no es nado original ver a los vecinos quitando agua prestada a las casas contiguas que la tienen.


Los cantores bohemios
A alta hora de la noche cuando ya todo se envuelve en silencio se oye ínicamente el estridente chillar de los grillos que rompe a corta distancia la melodía tropical del bolero o la nota recia del canto mexicano, siempre con la última pieza interpretado a todo lo ancho del sentimiento popular.
Los gatos famélicos
Bandadas de felinos domesticados, hambrientos y trasnochados interrumpen con sus celos el silencio adormilado del barrio.
Se cuelan por los techos para comenzar con su rival a revol por los techos de zinc, formando un escándalo dantesco. El maullar estridente del gato hambriento crea en los ánimos pánico ancestral.

Las Chozas debajo del Puente de Miraflores.
Un general viejo, retirado del Ejército hace años, vive bajo el puente en una choza con su mujer y sus hijos. La lluvia y ventuscos anegan la choza y prende las hojas de zinc. Más abajo, en chozas más aristocráticas  transcurren vidas completamente ignorando un mundo civilizado, estos hijos de Dios.
Los pulperos
Numerosas pulperías de los más elementales de poca higiene expende a sus clientes artículos de primera necesidad.  Son artistas de la invención con argumentos sobre el alza de los precios de los artículos son tienen pretexto de la guerra. Una naranja foja y sin jugo cuesta una locha, la verdura los granos, las hortaliza, todo, todo, está regulado por la mentalidad simplista del pulpero.
Los autobuses.
En las horas de entrar o de salir del trabajo se forma una verdadera revolución para tomar el autobús. Esta línea que hace su enlace con la Pastora no tiene competencia y es por ello que abusa de la paciencia de los pasajeros que hacen largas filas esperando que llegue el tan esperado vehículo."

Fuente: Ultimas Noticias #218
Caracas, jueves 14 de mayo de 1942   

sábado, 24 de septiembre de 2016

Construcciones en la Caracas de los 40


"Todos los días se fabrican más de diez casas en Caracas, pero cada vez se hace más agudo el problema de la vivienda.
Estas afirmaciones paradójicas se las hacen los constructores y los miembros de la Comisión de Abastecimiento, a más de los administradores y corredores de inmuebles.
Sin embargo, aducen como causa el crecimiento violento de la población y el voluminoso aumento inmigratorio  que diariamente arroja a la ciudad un promedio de 50 personas.
Sin llegar a hacer historia, el comienzo del problema se puede situar hace unos diez años, por el 1937, cuando el empezar de un plan de obras públicas, que no llegó a realizarse totalmente, provocó un aumento del éxodo provinciano hacia la capital, añadiendo a viajeros y estudiantes un elemento nuevo: el bracero campesino que corría tras jornal más elevado.


Entonces la ciudad tenía una fisonomía eminentemente aldeana. Salvo algunas construcciones oficiales, la casa de alto alero y rojiza techumbre uniformaba las calles caraqueñas, y se tenía por costumbre no edificar casas de varios pisos.

Hoy, en cambio, la ciudad ha tenido que hacer sitio a su nueva población, pues si hace apenas unos tres años se daba como cifra record los 380.000 habitantes, la capital se acerca ya al medio millón. 
Es una cifra muy alta para nosotros. Y fué para alojar esos habitantes que comenzaban a llegar, que empezó el cambio del paisaje capitalino, elevándose en sus pequeños rascacielos. 
35.617 casas en Caracas, exactamente registraba el censo de 1942. Entre ellas figuraban nuestras primeras casas de ochos y más piso, altos edificios de apartamentos comerciales y de vivienda y algunas dependencias de la administración Pública.

Pero también en ese censo, al lado de las blancas residencias de las urbanizaciones que comenzaban a cercar la ciudad vieja, se contaban los ranchos improvisados y unas pocas viviendas obreras, junto con las paredes de coletas, cartones y latas en que se hacinaban habitantes bajo los puentes, incluidos todos en el rótulo "viviendas no especificadas".

Entonces comenzaba a registrarse el fenómeno que hoy no lo es, de habitar en una sola casa dos, tres y a veces cuatro familias. Sucede también en algunos edificios de apartamentos. 
Esa situación ha dado motivo de crecimiento a las compañías de construcción. En Caracas ya existen cincuenta, de las cuales la mitad se dedica específicamente a levantar viviendas, movilizando cerca de ochenta millones de bolívares anuales y empleando a más de 25.000 hombres.
Pero como continúan escaseando las viviendas, ello ha dado una nueva fase al problema. Además de la acostumbrada suma equivalente al valor de tres meses de depósito que antes se exigía para alquilar una casa, ahora para obtenerla se necesita pagar otra que con el carácter de "prima" oscila entre uno y tres mil bolívares.
Este mercado negro de la vivienda- nutrido por la escasez, pues los constructores calculan que faltan residencias para ocho mil familias- es fuertemente combatido por la Comisión Nacional de Abastecimiento, que regula los inmuebles, persigue a los sub-arrendatarios que reclaman primas y los sancionan con multas de cien a diez mil bolívares, y contempla penas de prisión. 
En parte solucionaron el problema, la erección de la reurbanización "El Silencio", que brindó alojamiento a unas doscientas familias, y el plan de construcciones a bajo costo del Banco Obrero, que realizado en escala nacional permitió en lo que a la capital toca viviendas para cerca de un millar de familias.

 Dicho Banco, acaba de entregar cuarenta y ocho viviendas de tipo escogido para residencias de clase media, a sendas familias. Se hallan ubicadas en La Bandera, y de por si han venido a formar una nueva urbanización. Mientras tanto se construye un grupo de bloques de apartamentos para cien familias, en el mismo lugar.

Una idea de esfuerzo hacia la solución del problema ha realizado el Banco Obrero, se traduce al copiar las cifras de los dos últimos años: treinta y seis y medio millones de bolívares en créditos para la construcción de viviendas.
Por otra parte, la Junta Pro-Vivienda Popular construyó el Barrio "18 de octubre" con alojamientos para aproximadamente cien familias, adjudicó en fecha reciente lotes de terrenos para la construcción de casas a 309 familias, en Lídice, y adquirió en compra los Altos de Cútira, donde ya ha realizado la parcelación y entrega de más de 160 lotes de terrenos.

Edificio de líneas modernas y extraño decorado exterior, se levanta orgulloso en el corazón de la ciudad (Esq. de El Conde, frente al Ministerio de Educación).

De allí que los cálculos no oficiales no oficiales de los constructores, indiquen que del censo de 1942 a esta parte se han construido y se hallan habitadas en Caracas y sus alrededores cerca de cinco mil casas más en las que se incluyen viviendas simples y apartamentos residenciales para familias.
A las posibilidades que brinda el Banco Obrero para construir viviendas, han venido a sumarse las que ofrecerá el Instituto de Crédito Popular y las compañías particulares, que por medio de una cuota inicial y módicas mensualidades construyen casas.

Y mientras un periódico en curiosa estadística anotaba que en un barrio del oeste de la ciudad más de 25 parejas no habían podido casarse por falta de vivienda, en las oficinas de la Ingeniería Municipal (Caracas) se reciben como promedio diario de 60 a 80 solicitudes de permiso para construcción de viviendas."


El Farol 1948